martes, 31 de julio de 2012

NO AL CIERRE DE LAS EDUSALAS

La cultura, la educación y el arte no son conceptos abstractos. Están ligados a un espacio y a un momento. Las Edusalas, como concepto y como espacio, están por desaparecer. Esta idea de cierre no sólo es un atentado a la cultura y a la educación, sino también a la inteligencia. 
Un espacio de apropiación comunitaria, de participación, en el centro de la ciudad, en el que más de 150 instituciones educativas y organizaciones en general (entre ellas Universidad Nacional de Río Cuarto, ISFD Menéndez Pidal, UEPC, PEAM, Banco Credicoop y Sociedad Israeslita, por mencionar solo unos pocos) encontraron la posibilidad de usar el cine como una herramienta educativa y como un punto de encuentro.

Los números muchas veces son reductivos y limitan la experiencia, que siempre es mucho más rica y compleja, pero otras veces reflejan de una manera distinta la importancia de algo. En un año, las Edusalas recibieron a casi cincuenta mil (50.000) personas entre los ciclos diurnos y nocturnos. Se organizaron conferencias, charlas, clínicas de música y hasta colaciones. Se proyectaron documentales específicos sobre diferentes temáticas y programas televisivos provenientes de canal Encuentro y el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales). Se proyectaron cerca de 200 películas de diferentes procedencias y épocas, se le dio un espacio importante a las películas argentinas, latinoamericanas y a retrospectivas de directores destacados.